viernes, noviembre 02, 2007

Regreso




Mirando por la ventanilla, desconsolado
llora el último adiós a Montevideo.
El recuerdo de ese cielo
y el olor penetrante de la manzanilla
perfuman su memoria y su tristeza.
La lluvia impaciente busca almas pasajeras,
algún gorrión o mariposa heridos, un suspiro.
El exilio borró todos los versos
y marchitó todos los macachines.
Este inédito y torpe regreso –ay si supieran-
está plagado de miedos y desconcierto
como cuando aquélla vez -sin desearlo- cruzó la frontera.


26/10/2007

No hay comentarios.: