viernes, abril 25, 2008

Nueva burla del destino



Tras un azul abanico de realidades,

provocativa, sonríe la muerte.

Intensa e irreversible sobreviene la caída.

Ella se desmorona

de tanto tropiezo silencioso

entregando su última lágrima

a ese amor desconocido.

La presencia inoportuna la vida

llega tarde con una chance bajo el brazo.

2 comentarios:

azpeitia dijo...

La muerte es nuestro último amor, el definitivo, al que le entregamos todo...bella descripción...azpeitia

EL TUTURUTU DE JULIE dijo...

Viene así, qué se puede hacer, tu poema me trajo a ella verso a verso, besos, Julia del Prado