miércoles, julio 16, 2008

Intimidad



Amasa la imaginación y la deja en forma de bollo levando cerca del fuego. Crece hasta rozar los límites del deseo, que despierta voraz en sus manos. Laten las yemas de sus dedos en el amanecer de la caricia. La piel cierra los ojos y se entrega al goce íntimo del tacto. Transpiran los sentidos en el caldero del tiempo. De pronto la Tierra arrebolada redobla sus giros. Oscurece en todo el mundo mientras entre sus piernas se agita el sol pleno del mediodía.

5 comentarios:

amor y libertad dijo...

con razón se está tan a gusto uno tomando el sol

beso

josé dijo...

Las sensaciones cutáneas son libres, rebeldes si se quiere, por su propia estimulación. El texto lo define gloriosamente, amiga princesa.

julia del prado morales dijo...

Sensualidad y sinceridad, en tu prosa poética. Besos, Julia

Juan Carrizo dijo...

Los poros gritan princesa pero solo las escuchas las yemas de los dedos,Benditas las manos que te acarician

Chivicita dijo...

Impecable... Una sucesión sutil de sensaciones...

Simplemente exquisito =)